HOLA MAMÁ ¡BIENVENIDA!.

 

Te invito a conocerme.

Soy Keren Sanchez y estoy aquí, mamá, para ayudarte a superar esta etapa por la que estás pasando, en la que no te sientes bien, debido a tu mala relación o los problemas con tu(s) hijo (s).

¡No te preocupes! sé lo que es eso mamá, yo también lo he vivido, tengo 3 hijos  y se lo que estas pasando.

Dios nos dio la dicha y la bendición para ser madres, pero no un manual ¿o sí?, quizás es que no hemos sabido escucharle y lo mismo puede que pase con nuestros pequeños.

Soy Licenciada en Trabajo social, con una Maestría en Servicios Humanos, así como Entrenadora de vida certificada, mejor conocido como Life Coach…en mis más de 8 años de experiencia como trabajadora social (también como coordinadora de cuidado intensivo para niños con problemas de salud mental y trauma),  he ayudado a muchas familias, principalmente madres a transformarse, sentirse fortalecidas, seguras y al mismo tiempo ayudar a sus hijos a mejorar, sanar y convertirse en chicos de éxito, buenas personas.

Seguir haciéndolo cada día es mi misión, ya que me trae más alegría de la que puedo expresar.

Mi historia.

Nacida en República Dominicana, pero residente en Estados Unidos. País al que emigré con mis dos hijos mayores, soltera. En ese momento, eramos ellos y yo enfrentados a lo desconocido, dispuestos a empezar de cero.

Podría contarte sobre lo que viví antes. Sin embargo, siento que ese fue el momento en que algo hizo ¡Aja!, clic o como lo prefieras llamar. El punto de inflexión.

Me dí cuenta, rápidamente, que al encontrarnos solos en un país desconocido debía desarrollar nuevas habilidades (que no tenia de serie) para sacar la familia adelante y ser la mamá que sabía que podía ser. Dar lo mejor de mi para convertir a mis hijos en unos chicos felices y sanos.

A partir de ese momento, desarrollé al máximo la escucha activa y la comunicación con mis hijos, tenia que saber en todo momento como estaban, alerta, pendiente de que todo estuviese bien o de lo contrario, ver que podían necesitar de mi.

Tras un tiempo, nació mi tercer hijo. Pronto comenzamos a notar que presentaba comportamientos alarmantes como: llanto incesante, tristeza, problemas en la comunicación verbal…¡necesitaba desarrollar otra habilidad que me permitiese abogar por él y utilizar los recursos disponibles para ayudarle en su desarrollo!.

Tras mucha insistencia, investigaciones y perseverancia conseguí que recibiese servicios de habla adicional y otras ayudas existentes, a través de la Escuela Pública de Bostón. Mejorando mucho, sobre todo al aprender a comunicar sus necesidades.

A día de hoy mi niño sigue progresando, yo sigo escuchando activamente, procurando que haya una buena comunicación entre los dos y en la familia, para facilitar las relaciones.

A día de hoy puedo decir que, después de muchos golpes y malos ratos ¡lo he conseguido!. Vivo más calmada, más feliz, tranquila y me siento empoderada.

QUIERO QUE TÚ TAMBIÉN LO CONSIGAS.

 

Lo admito ¡no fue fácil!, ni lo será para ti. Pero puedo ayudarte en el camino, ha hacerlo más llevadero y que la transformación llegue más pronto que tarde. Te ofrezco lo que yo hubiese querido que me ofreciesen en ese momento tan difícil.

 

Todo lo que te he contado hasta ahora, vino con un propósito de Dios, en ello creo fielmente ya que fue lo que me hizo pasar de contable a trabajadora social.

Durante los años de trabajo continuo para mejorar la situación de mi hijo, observé que había mucha desinformación sobre el tema de aprender a comunicarse, relacionarse y controlar a un niño con problemas, bien sea en el comportamiento o con problemas especiales.

Darme cuenta de ello, me hizo sentir la necesidad de ayudar con mi experiencia y conocimientos a muchas madres de familia, que pasaban por situaciones similares. Así, empecé esta carrera sin fin.

Han sido ocho años trabajando como coordinadora de cuidados intensivos con antecedentes en el diagnóstico, la medicación y  el comportamiento. Durante los mismos, empecé a formarme para aprender a tratar profesionalmente con otras personas y poder ayudarles. Así terminé sacando el certificado como Life Coach.

Todo con el propósito de seguir ayudando a madres con niños que puedan necesitar atención y apoyo adicional, para que puedan crecer en su máximo potencial. Pero esta vez de forma más directa y cercana, sin una institución que me diga cómo, cuándo y hasta dónde llegar.

Continué creciendo profesionalmente, especializándome y formándome para llegar a donde estoy hoy, compaginando dos trabajos con el fin de ayudar en lo posible.

Sigo en mi empleo como trabajadora social ayudando a familias. Poco a poco he introducido en mis visitas el aprendizaje de algunas estrategias sencillas para educar mejor a sus hijos, los cuales experimentan problemas de conducta o especiales.

Por otro lado, atiendo de forma personal como Empowerment & Spiritual Coach, a madres de niños con problemas conductuales o especiales que desean empoderarse e influir positiva-mente en su entorno.

De esta forma, todo fluye y no solo las relaciones con sus hijos mejora, sino que además se les hace más fácil abogar por ellos, por ellas mismas, por sus intereses, su familia…sin perder energía y manteniendo una vida plena, venciendo todos los pronósticos.

Siempre con amor y fe en Dios.

¿CÓMO Y EN QUÉ PUEDO AYUDARTE?

La crianza de los hijos puede ser difícil y conlleva gran responsabilidad, a diferencia de cualquier otro trabajo.

A través de mi descubrimiento de las últimas investigaciones sobre la teoría del apego ,el desarrollo del cerebro, la comprensión que he desarrollado hacia mis hijos y su comportamiento en respuesta a mis cambios, mi enfoque de la crianza ha sido completamente transformado.

Cuando tú mamá, unes todas las piezas del rompecabezas, la crianza de los hijos se vuelve más fácil y más agradable. Los niños se vuelven más cooperativos, más capaces de entender y manejar sus emociones.

Es cuestión de aprender, de adquirir nuevos hábitos.

ESCUCHA ACTIVA.

Lo más fácil es chillar y quejarnos “por qué me pasa esto a mi”, “qué he hecho malo para que no me respete”, es lo que se suele decir cuando la relación con los hijos se va de las manos. Aquí vamos a escuchar activamente y verás que todo cambia.
w

COMUNICACIÓN ASERTIVA.

Después de escuchar, es cuando hay que comunicarse. Pero no a gritos y transmitiendo nuestra frustración, hay que hablar, comunicar asertiva-mente, para que el mensaje les llegue…¡te enseño como hacerlo!

FE EN DIOS.

“Dios aprieta pero no ahoga”. Creo y tengo una fe infinita en Dios, un Dios que nos ama y nos adora. El siempre tiene algo bueno para todos, aunque nos ponga pruebas en el camino, no hay que dejar la fe . Esa fe te hará invencible.

AMOR PROPIO.

“Si no te amas a ti. no serás capaz de amar al prójimo” y es así, mamá. Antes estas tú y para que tus hijos estén bien, primero has de estar tú bien. El cambio empieza por ti y por tanto has de amarte, cuidarte y empoderarte.

PREPÁRATE PARA LA TRANSFORMACIÓN.

ATRÉVETE A VENCER TODOS LOS PRONÓSTICOS Y EMPIEZA A VIVIR UNA VIDA PLENA.

Pin It on Pinterest

Share This